Gimnasia hipopresiva, aprendiendo una técnica milenaria

Musculatura abdominal

Este curso te proponemos una nueva actividad: gimnasia hipopresiva. Dos sesiones semanales para potenciar la musculatura de la faja abdominal y el suelo pélvico, consiguiendo numerosos beneficios para la salud. Marta Onieva, profesora de esta actividad y de Yoga en el Polideportivo, nos habla sobre la importancia de tener esta zona fortalecida.

Explica que es el sostén de los órganos ubicados en la cavidad que envuelven, pero que puede dejar de ejercer correctamente su función ante estilos de vida sedentarios, embarazos, hiperpresiones repetidas o la menopausia, por ejemplo. “Cuando tosemos o estornudamos ejercemos presión en el suelo pélvico y se puede ir debilitando. Incluso cuando hacemos abdominales presionamos esa zona. Por eso son necesarios ejercicios específicos que nos ayuden a fortalecerlo”, aclara la instructora.

Para ello, la actividad combina una serie de posturas, movimientos y técnicas, entre los que destaca la respiración diafragmática. Durante los ejercicios seguimos esta mecánica, primero se realizan tres respiraciones profundas (inhalación y exhalación) y, al terminar de exhalar en la última respiración, cuando los pulmones están sin aire, se realiza la apnea. Esta consiste en abrir las costillas al máximo, como si se fuera a inhalar una gran cantidad de aire, pero sin dejar que entre ni por la nariz ni por la boca. Es decir, se trata de contener la respiración durante unos segundos mientras se absorbe toda la musculatura hacia arriba, fortaleciendo así todos los músculos desde el suelo pélvico hacia arriba, y se permanece en esta postura con alineación específica, el tiempo que pueda estar cada persona.

 

Técnia apnea hipopresivos

 

La apnea es la fase que potencia los efectos beneficiosos de la gimnasia hipopresiva. “La succión hacia arriba hace que toda la presión que se acumula abajo suba, fortaleciendo así toda la musculatura interna, y ejerciendo un masaje en los órganos internos” explica Marta. Hay otros aspectos positivos que estos ejercicios favorecen: “Supone un masaje para los órganos internos, nos ayuda a aumentar nuestra capacidad respiratoria y educamos nuestra postura corporal, que es súper importante, sobre todo, para personas con dolores en la espalda baja. Todo esto te lo llevas para tu día a día, que es lo más interesante, traspasar el ejercicio y lo que aprendes a tu día a día, mejorar tu salud y tu calidad de vida”, cuenta la profesora.

Ya sea en posición tumbada, sentada, en cuadrupedia o de pie, se enseña a colocar debidamente la pelvis, los hombros y el resto del cuerpo, lo que proporciona una protección eficaz de las lumbares y previene hernias inguinales, abdominales, currales y vaginales. Además, contribuye a reducir el perímetro de la cintura en unas pocas clases. Asimismo, previene las lesiones articulares y musculares y los edemas y pesadez de piernas. “También previene la incontinencia urinaria y ayuda a recuperarse tras un parto. Pero no está limitado a mujeres que acaban de dar a luz o personas de edad avanzada. Es para todos, hombres y mujeres, y cuanto más jóvenes empecemos, mejor”, asegura.

 

Profesora agachada haciendo técnica hipopresiva

 

Marta explica que la técnica hipopresiva tiene su origen en el yoga, en las técnicas milenarias Uddiyana Bandha y Nauli Kriya. “Eleva nuestra energía y nos predispone para la acción. Es una actividad que sirve como complemento para todo y que recomiendo fuertemente”, concluye.

¿Te apuntas? Consulta los horarios y disponibilidad de plazas de la actividad aquí

 

Este sitio web utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web.